Cuando iniciamos estas sesiones de coaching, mi vida era un caos, tenia tantas cosas que hacer con tan poco orden que  no era capaz de hacer nada a derechas ni terminar nada. Decidir qué objetivo quería alcanzar y trabajar sobre ello  me pareció un poco complicado en mi vida, pero me dejé llevar por esa parte de ti que dice….” ¿y por qué no? Vamos a ver qué es esto, malo no puede ser viniendo de Francis,” así que dije, ¡adelante!

Tenía varios objetivos a los que yo quería llegar. Unos los había intentado por activa y por pasiva, como bajar de peso, otros que sin intentarlo quería conseguir, pero fue a través de las sesiones cuando me di cuenta que algo dentro de mi no me dejaba avanzar tanto en mi vida personal como profesional, algo de lo que verdaderamente era un problema: MI ANSIEDAD.

Mi estado de conformismo era tal que había aprendido a vivir con ella. Ese estado de ansiedad se combatía con pastillas y malos hábitos en mi vida que no te dejaban ser yo misma. A través de las sesiones de coaching me di cuenta de mi potencial humano, que yo era capaz de salir fuera de mi y verme tal y como era, analizar mi comportamiento y ver mis errores, ver qué factores influían en mi comportamiento y sobre todo poner remedio. El coaching me ha enseñado a darme cuenta que el control de tu vida lo llevas tú, que tienes un montón de alternativas a tu alrededor que antes era incapaz de ver y que ahora analizo y reflexiono para dar soluciones.

Mi ansiedad desapareció y las pastillas también, fue una liberación. Hace ya más de un año que terminamos con las sesiones y tengo que reconocer que me marcó. Cada vez que terminábamos una sesión y a medida que bajaba por las escaleras de tu despacho mi satisfacción iba en aumento, las sensación de felicidad crecía y la autoestima por las nubes, luego en el día a día  cuando tropezaba, siempre me venia a la mente una vocecita que me hacia recapacitar y ver las alternativas que tenía delante.

Mi experiencia con el coaching ha sido excelente, totalmente recomendable. En la actualidad todo lo que aprendí con Francis lo empleo muy a menudo. Me funciona perfecto para el trabajo tan estresante que llevo y mi corazón sufre menos. Sé afrontar las situaciones complicadas desde otra perspectiva, me encuentro más sana y  de mejor humor con todo el mundo.

Gracias Francis por darme la oportunidad de conocer el coaching, y ya sabéis chicos, poned un coach en vuestras vidas y sentiréis un experiencia inolvidable.

― Reyes F.